Pague aquí

Qué leerle al niño desde 1 año hasta 3 años

Alentar el interés de los niños por la lectura es muy importante, y cuando antes empecemos más fácil será despertar el interés por las historias que contienen los libros y cuentos dedicados especialmente para ellos.

Ampliar imagen

Ampliar imagen

 Ampliar imagenAmpliar imagen

La importancia de la lectura en los niños se basa en sus beneficios a la hora de estudiar y adquirir conocimientos. La colaboración de los padres es necesaria para impulsar el proceso de aprendizaje.
Leer y compartir libros con los niños

Hay una labor familiar de preparación extremadamente importante antes de que los niños aprendan a leer, y de seguimiento, después. Aunque resulte increíble, se recomienda poner a los niños en contacto con la lectura a partir de un año aproximadamente. Hablamos de cuentos con grandes imágenes y poco texto, que se irán complicando y ampliando a la medida del “lector”.

Merece la pena “perder” el tiempo con los niños leyéndoles y contándoles historias porque los efectos pueden ser muy positivos.

 

Recuerda que hacer que tu hijo ame la lectura es un regalo maravilloso que te agradecerá toda su vida.

 

Niños que ayudan en casa

Como padres es importante que nos alegremos de sus logros, pero también lo es enseñarles desde pequeñitos a colaborar en las tareas del hogar. Es esencial que asuman que todos los miembros de la familia colaboran en las labores cotidianas, y que no se trata de “ayudar a mamá”, sino que es cosa de todos.
Ampliar imagen Ayudando en casa, tu hijo descubre las ventajas del orden y la limpieza, asume responsabilidades y aprende a tomar decisiones. Y se fortalece su autoestima y su sentimiento de pertenencia a la familia, lo que le hace sentirse más querido.

Las labores domésticas también le ayudan a mejorar su coordinación corporal y su comprensión lingüística y a descubrir para qué sirven los electrodomésticos y los objetos cotidianos, como la fregona o la lavadora.

Al mismo tiempo que se despierta su sentido práctico, descubre que los logros requieren esfuerzo y que hay que valorar y facilitar el trabajo de los demás.

Si desde pequeño tu hijo colabora en las tareas del hogar, crecerá con la idea de que ayudar a los demás y asumir responsabilidades es algo natural y estos valores le acompañarán toda su vida.

El aprendizaje, en la actualidad, es más experimental y se basa en la observación y la interacción.

Los gustos e intereses de los niños pueden ser la base de una enseñanza muy lúdica e interactiva, por parte del docente.

Muchos padres se han visto enfrentados a los cambios en la educación y el aprendizaje, en especial, cuando sus niños pequeños empiezan a conocer las primeras letras en el jardín, pues algunas metodologías han evolucionado sustancialmente.